E

English version available here.

Introducción

Laritza Diversent es abogada cubana, periodista independiente y defensora de los derechos humanos. Se recibió de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana en 2007 y fundó el Centro de Información Legal Cubalex junto con unos otros abogados. Cubalex se dedica a educar a los cubanos sobre sus derechos legales bajo la constitución, la jurisprudencia del país y los estándares internacionales. El Human Rights Brief tuvo la oportunidad de conversar con ella sobre su trabajo y la situación de derechos humanos en la isla.

Human Rights Brief: ¿Qué hace el Centro de Información Legal Cubalex?

Laritza Diversent:  El Centro de Información Legal Cubalex es una oficina localizada en Cuba, que se especializa en asuntos legales que de forma independiente (no gubernamental e integrado en la sociedad civil) y gratuita, se dedica a asesorar en materia de derechos humanos en el ámbito nacional e internacional a la personas cubanas y extranjeras, que lo soliciten personalmente, por vía telefónica, correspondencia escrita o correo electrónico, y a dictaminar sobre temas jurídicos nacionales e internacionales, tales como procesos de legalización de vivienda, trámites migratorios, sucesorios, procesos de revisión penal, procedimientos constitucionales, ejercicio de los derechos civiles y políticos, etc., y todos aquellos que sean de interés para los ciudadanos cubanos. El Centro investiga denuncias individuales relativas a violaciones de los derechos humanos que infringen la legislación nacional y normas internacionales en la materia y obtiene pruebas sobre los casos objetos de investigación, para lo cual exigimos a los interesados que aporten la documentación oficial, en el caso en que proceda, para respaldar sus alegaciones. La información legal la damos a conocer a través de dictámenes con recomendaciones, emitidos siempre de forma escrita, en formato digital y/o en papel.

HRB: ¿Por qué es importante el trabajo que hace?

LD: La mayoría de los ciudadanos cubanos desconocen el sistema jurídico imperante en la isla y los procesos que deben realizar para ejercer una determinada acción legal, sea en materia civil, penal, administrativa, de familia, etc., principalmente aquellos que se relacionan con sus derechos civiles y políticos. Frecuentemente son víctimas de la aplicación arbitraria y selectiva de la ley. Al respecto el Centro de Información Legal Cubalex pretende aumentar la representación pro bono y el análisis jurídico disponible en Cuba, así como la capacidad de autodefensa de los disidentes, activistas de derechos humanos y ciudadanos comunes residentes dentro o fuera del territorio nacional, que soliciten sus servicios. Cubalex ofrece a sus clientes información detallada sobre el ordenamiento legal cubano, las normas jurídicas que se aplican a su caso y los procedimientos en cuestión a seguir ante las instituciones gubernamentales, regionales o internacionales.

HRB: ¿Qué papel juegan los derechos humanos en su trabajo?

LD: El Centro de Información Legal también aspira ser una organización de referencia especializada en la denuncia de violaciones de derechos humanos en la isla, de manera profesional, legal y efectiva, como revertir la reputación del gobierno cubano en materia de derechos humanos tanto en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos como en la Organización de Naciones Unidas. En consecuencia la oficina tiene como acciones fundamentales las siguientes: aumentar la representación pro bono y el análisis jurídico disponible en Cuba y aumentar el nivel de conocimiento y entendimiento entre los activistas pro-democráticos sobre las leyes cubanas e internacionales, especialmente en materia de derechos humanos.

HRB: ¿Cuántos clientes tiene el Centro de Información Legal Cubalex? ¿Y, qué tipo de solicitudes atiende?

LD: El Centro de Información Legal Cubalex, atendió en el 2012, un total de 574 solicitudes de sus servicios, formando 302 nuevos expedientes. De las solicitudes atendidas 289 fueron realizadas por disidentes, 38 fueron hechas por personas recluidas, 121 fueron efectuadas por personas que aparentemente no tienen motivaciones políticas. El Centro de Información Legal con toda la información jurídica requerida para el caso específico y la documentación necesaria analiza cada particularidad y emite un dictamen en el que expone todos los fundamentos de hecho y de derecho que se aplican a la situación expuesta. En un documento aparte emite sus recomendaciones, en la que detalla los procesos legales que puede seguir el consultante para intentar remediar su problema, así como los trámites que debe cumplimentar, haciéndole saber de la existencia de procedimientos alternos, que pudiera seguir, si existieren, y los que pudiera realizar en el ámbito regional e internacional, incluso sin tener que agotar totalmente la vía legal interna. Si el consultante requiere presentar un escrito ante las autoridades, la oficina asume su redacción e impresión, fundamentalmente porque los abogados que trabajan en el sistema no asumen esta tarea y en el país no se prestan servicios de impresión de documentos digitales en los establecimientos estatales que prestan servicios a la población. De cada escrito Cubalex imprime copias para el archivo, para presentar a cuantas autoridades sea necesario y para acuse de recibo. Si el consultante requiere enviar un reporte o comunicación a un organismo internacional regional o internacional de derechos humanos, Cubalex elabora ya sea de oficio o a instancia del interesado, la comunicación con todos los requisitos legales exigidos, enviándola posteriormente, vía electrónica.

HRB: ¿El Centro de Información Legal Cubalex recurre a alguna organización internacional de derechos humanos?

LD: En el 2012 la oficina envió al Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias comunicación sobre 69 detenciones. Enviamos comunicación a 4 de los relatores especiales, 2 al Relator Contra la Tortura, Tratos Crueles Inhumanos y Degradantes, 1 a la Relatora sobre Defensores de Derechos Humanos, 1 al Relator sobre Vivienda Mínima Adecuada. Enviamos 12 solicitudes de medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y 2 de ellas fueron otorgadas, a los disidentes Sonia Garro Alfonso y José Díaz Silva, 2 fueron denegadas y el organismo regional ha solicitado información actualizada sobre 4 de los casos enviados. La oficina envió informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Cuba al Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, aunque no ha recibido notificación del organismo internacional.  Cubalex se mantiene al pendiente de la evolución de cada uno de sus casos, para prestar asistencia legal en el momento requerido y ayudarlos al agotamiento de la vía legal interna. Gracias a este seguimiento la mayoría de lo consultantes, sigue al pie de la letra nuestras recomendaciones y nos comunican acerca de cualquier decisión que vayan a tomar o duda que tengan en cualquier tema y con gran satisfacción agradecen el servicio prestado y el saber que pueden contar con nuestra asesoría cuando lo requieran. Nos empeñamos en encontrar una vía legal adecuada que obligue de forma efectiva y positiva, a las autoridades gubernamentales a dar respuesta y solución a las denuncias de violación de los derechos fundamentales dentro de la isla.

HRB: ¿Por qué a Ud. le parece necesario tener asistencia legal del tipo que el Centro de Información Legal Cubalex ofrece?

LD: Los ciudadanos cubanos a diario son víctimas del abuso de poder y los órganos del estado actúan con total desconocimiento de las normas internacionales en materia de derechos humanos, principalmente porque la legislación nacional no está compatibilizada con  la normativa internacional en la materia. Dentro del sistema legal no existen  recursos judiciales contra actos violatorios de derechos humanos. La Constitución no reconoce a ninguna institución nacional competente en el ámbito de la promoción y protección de los derechos humanos. Existe en el país un sistema interinstitucional, que prevé la recepción de quejas o peticiones individuales, respaldado constitucionalmente  e integrado por instituciones tales como la Fiscalía General de la República  y el Tribunal Supremo Popular, la Organización Nacional de Bufetes Colectivos, los Órganos del Poder Popular  y los Organismos de la Administración Central del Estado. El sistema prevé la obligatoriedad de respuestas; pero no su tramitación en la vía judicial, ni la solución si se comprueba fundada la denuncia. El término de 60 días naturales  para responder, es demasiado extenso y no prevé excepción para casos urgentes. No hay separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial; no existen colegios de abogados independientes al Estado y el Tribunal Supremo Popular no tiene facultades para declarar inconstitucionales las normas que vulneren derechos humanos. Como grupo de abogados independiente, Cubalex investiga y trata de buscar solución efectiva a las violaciones de derechos humanos que aleguen los ciudadanos, mediante la asesoría y asistencia legal directa y así fomentar, a corto y mediano plazo,  conocimiento fundamental sobre el sistema legal cubano y los medios de defensa de los derechos humanos que existe tanto a nivel nacional como internacional, entre los ciudadanos cubanos, asesoría que además tiene el objetivo de mejora de la capacidad de defensa con argumentos legales al tratar con los representantes de las autoridades cubanas y activar procedimientos internacionales de denuncia por  las violaciones de los derechos humanos en la isla.

HRB: ¿Cuáles son las denuncias de violaciones de derechos humanos más comunes que llega al Centro? ¿Y, cómo las describen sus clientes como parte de sus vidas diarias?

LD: Las violaciones más frecuentes se refieren a las garantías en procesos judiciales, civiles y administrativos, motivados principalmente por la falta de independencia de los tribunales cubanos. Por ejemplo las investigaciones policiales son insuficientes para destruir la presunción de inocencia, y en no pocos casos son manipuladas en la fase de instrucción, en perjuicio de los acusados. En no pocas ocasiones la única evidencia incriminatoria es una huella de olor  de la persona, una prueba cuestionable por su forma de recolección. Las pruebas científico-técnicas, como el ADN, son opcionales para los órganos de instrucción y en la práctica no se realizan por sus costos. El derecho de defensa se ve vulnerado primero porque los defensores son miembros de la única organización de abogados que existe en el país, no son independientes y tienen poco acceso a la fase de instrucción. Los acusados son interrogados sin contar con la presencia de su abogado, que pueden contratarlo a los 7 días de su detención cuando el fiscal dicte el auto de prisión provisional. En esos interrogatorios se aplican técnicas de tortura psicológica. Los antecedentes penales constituyen para las autoridades una prueba irrefutable de culpabilidad, en los que están presentes estereotipos racistas que afectan principalmente a la población afrodescendiente, que es totalmente ignorada dentro del país. Las personas de bajos recursos tienen más posibilidad de terminar en prisión, por la prevaricación, corrupción y amiguismo entre agentes policiales, fiscales, jueces y abogados defensores. En no pocas sentencias se comprueban  abuso del principio de la libre valoración de la prueba, que le da a los jueces la potestad de decidir qué evidencias escoger y cuáles rechazar en perjuicio de los acusados, violando las garantías del debido proceso, situación que agrava el clima de inseguridad jurídica dentro del sistema, tanto en materia civil como penal y la administrativa. Muchos de nuestros clientes son personas recluidas y muestran su inconformidad con la administración de justicia colocándose en huelga de hambre, una forma de protesta contra procesos judiciales arbitrario y contra el abuso de poder de los miembros del Ministerio del Interior, común en los centros penitenciarios que le ha costado en el mejor de los casos enfermedades irreversibles, en el peor la muerte. Los reclusos son trasladados a centros penitenciarios fuera de su provincia de residencia, violentando disposiciones legales, medida que afecta igualmente a sus  familias, al obligarlas a realizar gastos en viaje, cuando no disponen de ingresos económicos con que afrontarlos.  Estas violaciones también afecta de manera directa a los disidentes que mediante procesos judiciales son reprimidos para impedirles ejercer sus derechos. La impunidad de los órganos del Ministerio del Interior y  la falta de independencia tanto de jueces como de fiscales dispara el record de detenciones arbitraria en las que se violentan, principalmente a los opositores, los derechos humanos y se aplican técnicas de tortura física y psicológica.

HRB: ¿Ha visto Ud. algo de implementación de los cambios?

LD: Los cambios benefician a pequeños sectores dentro de la población, pero son insuficientes y dejando intacta la precaria situación económica que se vive en el país, agravada desde hace 20 años después de la caída del campo socialista. Estos cambios son de tipo económico y omiten los que necesita la nación para vivir en democracia. No alcanzan los derechos civiles y políticos.

HRB: ¿Ha tenido miedo por hacer el trabajo que hace?  ¿Qué le inspira a seguir?

LD: Estando dentro de Cuba siempre se teme, la situación de inseguridad puede resumirse en la falta de independencia del poder judicial. En cualquier momento puede ser víctima de aplicación selectiva de la ley, mucho más si disiente de las políticas gubernamentales en cuyo caso estaría expuesto a malos tratos y torturas, muy difícil de documentar en el país, por la falta de organismos independientes dentro de la isla que se encargue de la protección de los derechos humanos. Es precisamente ese miedo el que me inspira, por ejemplo, cuando pequeña siempre temí a las ranas, pero cuando nació mi hijo, controlé el temor para no trasmitírselo. Aún le temo, pero puedo controlar mis miedos por un fin que considero mayor. Estoy plenamente consciente y asumí los riesgos que corro por hacer lo que hago dentro de mi país, pero mi compromiso con la defensa de los derechos humanos es mayor, no solo por el futuro de mi familia; sino por las tantas historias que escucho de personas que no han podido controlar su miedo al sistema y sufren no solo el mal trato de las autoridades, también la frustración y la impotencia de no poder enfrentarlo. Eso también me inspira.

HRB: ¿Qué opina de la jubilación de los Castro?

LD: Que debe llegar ya. No me puedo creerme yo misma cuando digo que el destino de mi país depende de la estancia en el poder de dos personas, Raúl y Fidel Castro, pero me resulta más incomprensible que los cubanos no hagamos nada contra esa incertidumbre. Sigo pensando que  el destino del pueblo de Cuba está en sus manos, pero la realidad actual dice otra cosa.

HRB: ¿De dónde viene el apoyo para su organización?  No digo en términos financieros, pero en cuanto a solidaridad.

LD: Recibimos apoyo de muchos cubanos exiliados y residentes en el extranjero y organizaciones no gubernamentales también radicadas en otros países que tienen compromiso con los derechos humanos y consideran nuestro trabajo de importancia.  Aprovecho este espacio para agradecerles en nombre de Cubalex y de todas las personas que hemos podido ayudar.

Acceder al Informe Sombra aqui