O

Octubre 24, 2017

Tatiana Devia

 

Comisionados: Luis Ernesto Vargas Silva, Paulo Vannuchi, Margarette May Macaulay, Esmeralda Arosemena de Troitiño, James L. Cavallaro.

 

Peticionarios: Observatorio Latinoamericano de Trafico y Trata de Personas en Latinoamérica y el Caribe (aborda 14 países y más de 120 organizaciones miembros entre academia y organizaciones civiles)

 

 

Durante la audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el 24 de Octubre del 2017, los peticionarios, representados por el Observatorio, indicaron que la razón de la audiencia tenía tres motivos principales: 1) la trata es una violación múltiple y continúa que se está presentando con más frecuencia en la región y que no se encuentra visibilizada de manera suficiente, 2) la respuesta de los estados de la región con respecto a la trata presenta serias dificultades que son comunes en varios países, y 3) la lucha contra la trata tiene base en los instrumentos del sistema interamericano, así que los órganos del sistema pueden impulsar cambios positivos para la erradicación de la trata y tráfico de personas.

 

Cecile Blouin de la Pontificia Universidad Católica del Perú hablo sobre la caracterización regional la trata y tráfico de personas. Su presentación explico dos temas principales: 1) el panorama sobre este tema en la región y 2) los grandes desafíos que tienen los países para enfrentar esta problemática. Con respecto al panorama, se resaltó que esta problemática no se ha registrado de manera sistemática y comparable. Los peticionarios atribuyen esto a factores como problemas con la tipificación del crimen la cual impide un registro de los casos, la multiplicidad de registros que no están interconectados, y la presencia de un súper registro debido a falta de denuncias, falta de identificación de víctimas, o falta de diferenciación entre desaparecidos y victimas de trata y tráfico de personas.

 

Los peticionarios explicaron que los desafíos que impiden cumplir con las obligaciones internacionales incluyen la impunidad y el tema de atención y reintegración de victimas de trata. Se dieron a conocer varios ejemplos con respecto a cifras extremadamente bajas de investigaciones y sentencias relacionadas al crimen. También se expresó preocupación con respecto a la falta de capacidades del sistema judicial; desconocimiento de la problemática sobre trata; uso de estereotipos de género en las investigaciones; falta de recursos; y corrupción de funcionarios y procesos judiciales. Se explicó que examinar las causas estructurales del crimen es una de las medidas importantes para la prevención.

 

Fernanda Caballero de ECPAT Latinoamérica hablo sobre trata de personas en infancia y adolescencia. Se explicó que existía un pobre abordaje sobre el tema de la trata de niños y adolescentes en Latinoamérica lo cual también interfiere con la aplicación del Protocolo de Palermo. Con respecto al tema, se idéntico que las adopciones ilegales, trabajo forzado, trata con fines delictivos, explotación sexual, matrimonio forzoso, y la mendicidad, son las finalidades más identificadas. Las problemáticas más urgentes incluyen el desconocimiento sobre el tema; poca inversión económica a políticas públicas que desarrollen este tema; y falta de un enfoque diferencial especifico a niños y adolescentes. También se indicó que la falta de un instrumento que estandarice y unifique criterios sobre la materia ha generado agendas paralelas en implementación de instrumentos internaciones que deberían ser complementarios. Por ejemplo, al aborda el tema de trata y trafico bajo temas y políticas públicas de explotación.

 

Jose Manuel Grima del Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes expuso el pliego petitorio de los peticionarios. Le solicitaron a la comisión recomendar a los estados medidas que incluyen: 1) crear o consolidar bases de datos confiables e interconectadas, 2) crear medidas urgentes para proteger las víctimas, 3) garantizar adecuado acceso a la justicia sin impunidad y evitando revictimización, y 4) asegurar un presupuesto estable y suficiente que asegure capacitación de funcionarios. También se hicieron recomendaciones a la CIDH, incluyendo la creación de una unidad especial sobre trata de personas que permita visibilizar e investigar el tema, elaborar un reporte regional temático, y realizar visitas de trabajo a los países para abordar el tema.

 

La comisionada Arosemena de Troitiño reconoció el trabajo y las recomendaciones de los peticionarios y se refirió al tema de impunidad como una intencionalidad de los estados de evadir responsabilidad. La comisionada resalto que existe una multiplicidad de derechos violados por el crimen de trata y tráfico de personas y que se debe demandar las medidas necesarias para mayor efectividad. Por último, los comisionados explicaron que la Relatoría sobre los Derechos de los Migrantes está muy comprometido en el tema de trata, pero se comprometen todas las relatorías a abordar este tema. También se resaltó la responsabilidad de los estados de investigar traficantes, documentar información y registrar cifras en circunstancias en las que existe vulnerabilidad durante periodos de conflicto y violencia.

 

La comisionada Macaulay presento a Ivonne Piñeda de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) quien realizo una presentación durante la audiencia. La comisionada indico que el papel de Piñeda en la audiencia demostraba la colaboración entre la CIDH y otros sistemas internacionales y regionales en el avance de los derechos humanos. Piñeda indico que la ONU ha registrado el aumento en cifras significativas de trata para varias de las finalidades. Explico que se han hecho progresos para la protección de víctimas, sin embargo, existen varios retos que fueron identificados por los peticionarios. Ella indico la importancia de cooperación entre organizaciones de la sociedad civil y la academia, las cuales tienen un papel muy importante. Por último, se llamó a un análisis interseccional y se mencionó el apoyo que brinda la iniciativa GloAct (Acción Global contra la Trata y Tráfico de personas).

 

Análisis jurídico del autor

La lucha contra la trata y tráfico de personas tiene bases en varios artículos de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos. Varios países de Latinoamérica y el Caribe son parte del Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transicional. Este es parte de los conocidos Protocolos de Palermo. Todos los estados latinoamericanos han ratificado la Convención sobre los Derechos del Niño. El Convenio sobre las peores Formas del Trabajo Infantil de la Organización Internacional del Trabajo, también es un instrumento internacional reconocido en Latinoamérica. Colectivamente, estos tratados internacionales establecen protecciones específicas para niños, niñas, adolescentes y mujeres, que demuestran la necesidad de enfoques diferenciales en prevención, durante las investigaciones y al momento de reintegración. La prevalencia del crimen de trata y tráfico de personas, la falta de registros y documentación de información, y las altas cifras de impunidad demuestran la multiplicidad de factores y derechos asociados con esta temática.