Interview with Laritza Diversent, Director of the Cubalex Legal Information Center

Laritza Diversent

Versión en español disponible aquí.

Introduction

Laritza Diversent is a Cuban attorney, independent journalist, and human rights defender. She graduated from the University of Havana Law School in 2007 and along with several other lawyers founded the Cubalex Legal Information Center. Cubalex is dedicated to educating Cubans about their legal rights under the country’s constitution and body of laws, as well as under international standards. The Human Rights Brief had the opportunity to speak with her about her work and the human rights situation on the island.

Human Rights Brief:  What does the Cubalex Legal Information Center do?

Laritza Diversent:  The Cubalex Legal Information Center is an independent office (not state-affiliated and part of civil society) located in Cuba. It offers free legal advice on national and international human rights issues for Cuban nationals and foreigners who solicit guidance, either in person, by phone, mail, or e-mail. It advises on national and international legal issues, such as housing, migration, inheritance, criminal justice reform, constitutional law, the exercise of civil and political rights, and anything else of interest to Cuban citizens. The Center investigates individual complaints related to human rights violations that infringe national law or international norms and obtains evidence about cases under investigation. As such, the Center requires its clients to provide official documentation to support their allegations if their case moves forward. We prepare memos for our clients, explaining the pertinent legal information and giving recommendations, always in written form, either by electronic or hard copy.

HRB:  Why is the work that you do important?

LD:  The majority of Cuban citizens are unfamiliar with the prevailing judicial system on the island or the steps that they must take to perform a determined legal action, whether it is civil, criminal, administrative, or family-related. This is especially true for civil and political rights. Frequently, they are victims of arbitrary and selective application of the law. In this respect, the Cubalex Legal Information Center aims to increase pro bono representation and legal analysis available in Cuba, as well as the capacity of political dissidents, human rights activists, and everyday citizens located inside or outside the country who seek our help to defend themselves. Cubalex offers its clients detailed information about the Cuban legal system, the legal norms that apply to their case, and appropriate procedures to follow before government, regional, or international institutions.

HRB:  What role do human rights play in your work?

LD:  The Legal Information Center also aspires to be a specialized reference agency for formal complaints of human rights violations on the island in a professional, legal, and effective manner, with the goal of changing the Cuban government’s human rights reputation at the Inter-American Commission on Human Rights and the United Nations. Accordingly, the office performs key actions, such as increasing the pro bono representation and legal analysis available in Cuba and increasing the knowledge and level of understanding of domestic and international law, especially human rights law, in pro-democracy activists.

HRB:  How many clients does the Cubalex Legal Information Center have?  And, what type of cases do you take?

LD:  The Cubalex Legal Information Center responded to a total of 574 requests for services in 2012, of which 302 were new cases. Of the requests for services we responded to, 289 were made by political dissidents, 38 were made by inmates, and 121 were made by people with no apparent political motivation. The Legal Information Center gathers all the legal information required for each specific case and the necessary documentation to analyze every detail and write a memo that explains all the facts and legal issues that apply to the situation. In another document, the Center issues its recommendations and details the legal processes that the client could follow to try to remedy his or her problem, as well as steps that should be taken, letting him or her know about the existence of any alternatives that could be followed, including those that could be taken in the regional or international context that do not require a total exhaustion of domestic remedies. If the client needs to submit a letter to the authorities, the office assumes the task of writing and printing it, basically because attorneys who work in the system do not do this and in this country state agencies do not provide printing services for digital documents. Cubalex prints copies of every document for its files to be able to give copies to any authorities when necessary and to confirm receipt. If the client is required to send a report or communication to a regional or international human rights organ, Cubalex prepares it either ex officio or at the request of the interested party, satisfying all legal requirements, and sends it electronically.

HRB:  Has the Cubalex Legal Information Center brought cases before any international human rights organization?

LD:  In 2012 the office sent a communication about 69 detentions to the Working Group on Arbitrary Detention. We sent communications to four of the Special Rapporteurs—two to the Special Rapporteur on Torture, Cruel, Inhuman and Degrading Treatment, one to the Special Rapporteur on Human Rights Defenders, and one to the Special Rapporteur on the Right to an Adequate Standard of Living. We sent twelve requests for precautionary measures to the Inter-American Commission on Human Rights—two of those were granted, for dissidents Sonia Garro Alfonso and José Díaz Silva; two were denied; and the Commission has asked for updated information on four of the cases we sent. The office also sent a report about the human rights situation in Cuba to the Working Group for Universal Periodic Review at the Office of the United Nations High Commissioner for Human Rights, but we have not received any information from them. Cubalex stays apprised of the development of each of its cases in order to be able to offer legal advice at any moment and assist with the exhaustion of domestic legal remedies. Thanks to this close following, the majority of clients follow our recommendations to the letter and let us know about any decision they are going to take or any doubts they have. They are very satisfied and thank us for our services and the knowledge that they can count on having our assessment when they need it. Our permanent goal is to find an adequate legal avenue that requires the governmental authorities to respond and address the complaints of fundamental rights violations on the island.

HRB:  Why do you think it is necessary to have the type of legal assistance that the Cubalex Legal Information Center offers?

LD:  Cuban citizens are daily victims of the abuse of power and the state organs act with total ignorance of international human rights standards, principally because national legislation is not compatible with international norms. Within the legal system, there are no judicial recourses for human rights violations. The Constitution does not recognize any national institution competent in the area of promoting and protecting human rights. There is an inter-institutional system, which prevents the receipt of complaints or individual petitions, that is supported by the Constitution and integrated by institutions such as the Attorney General of the Republic and the Supreme Court, the National Organization of Lawyers, the security forces and the central government administration. The system provides for mandatory answers, but not court processing or a solution if the complaint is proven to be true. The sixty-day response term is way too long and does not provide for an exception in urgent cases. There is no separation of powers between the legislative, executive and judicial branches; there is no group of attorneys independent from those of the state, and the Supreme Court does not have the ability to declare legislation that violates human rights to be unconstitutional. As a group of independent lawyers, Cubalex investigates and tries to find an effective solution for human rights violations alleged by citizens, through advice and direct legal assistance, to increase, in the short and long-term, fundamental knowledge about the Cuban legal system and the means through which human rights can be defended at the national and international level. This advice also has the goal of improving legal defense arguments when dealing with Cuban authorities and activating international procedures to denounce human rights violations on the island.

HRB:  What are the most common types of complaints of human rights violations that are brought to the Center?  And how do your clients describe them in their daily lives?

LD:  The most frequent violations are related to guarantees in judicial, civil, and administrative procedures, principally due to the Cuban courts’ lack of independence. For example, police investigations should not destroy the presumption of innocence, but often the cases are manipulated in the beginning stages of the proceeding, prejudicing the accused. Often the only incriminating evidence is the scent of the person—a questionable piece of evidence given the way in which witnesses recall it. Technical scientific evidence, like DNA, is optional for these institutions and in practice they are not used because of their cost. The right to defense is violated first because the defense attorneys are members of the only lawyers’ organization that exists in the country, so they are not independent and have little access to their clients during the preliminary stages. The accused are interrogated without an attorney present and can only hire one after being detained for seven days, when the prosecutor gives an order of provisional detention. Psychological torture is used in these interrogations. Criminal records are full of racist stereotypes of the Afro-descendant population, with race alone often constituting irrefutable proof of guilt, according to the authorities. People with scarce resources have a better chance of ending up in prison as a result of the transgressions, corruption and cronyism of and among police, prosecutors, judges, and defense attorneys. In many cases, judges abuse their power when deciding which evidence to consider, often to the detriment of the accused and in violation of due process, which contributes to the climate of insecurity within the legal system, in civil, criminal, and administrative matters. Many of our clients are inmates and demonstrate their lack of conformity with the administration of justice by going on hunger strikes as a form of protest against arbitrary judicial processes and against the abuse of power by members of the Ministry of the Interior, which in the best case cause irreversible illness, and in the worst case, death. Inmates are transferred to a detention center outside the province in which they live, in violation of legal procedure, a measure that equally affects their families by obligating them to spend money on travel when they do not have sufficient resources to do so. These violations also directly affect the dissidents who, through judicial processes, are repressed and prevented from exercising their rights. The impunity of the Ministry of the Interior and the lack of independence of so many judges and prosecutors radically increases the number of arbitrary detentions in which the rights, especially of the opposition, are violated and physical and psychological torture are utilized.

HRB:  Have you seen any sort of implementation of change?

LD:  Small sectors of the population benefit from change, but they are insufficient and leave the precarious economic situation of the country intact, which has been aggravated for twenty years since the fall of the Socialist Union. These are economic changes and do not include what the nation needs to live in democracy. They do not include civil and political rights.

HRB:  Have you been afraid while doing the work that you do?  What inspires you to keep doing it?

LD:  Being in Cuba is always frightening because the general situation of insecurity can result in a lack of judicial independence. At any moment anyone can become a victim of selective application of the law, and even more so if you dissent against government policies, in which case you could be exposed to degrading treatment and torture, which are very hard to document in this country because of the lack of independent institutions to protect human rights. It is precisely this fear that inspires me. For example, when I was a little girl I was always afraid of frogs, but when my son was born I controlled my fear so as not to transmit it to him. I am still afraid, but I can control my fears for an end that I consider to be greater. I am completely aware and I assumed these risks to do what I do in my country, but my commitment to the defense of human rights is greater, not only for the future of my family but because of the many stories I hear of people who have not been able to control their fears of the government and therefore suffer not only the bad treatment of the authorities, and also the frustration and impotence of not having been able to confront their fear. This also inspires me.

HRB:  What do you think of the Castro brothers’ retiring?

LD:  The time has come. I cannot believe it myself when I say that the destiny of my country depends on two people staying in power, Raúl and Fidel Castro, but I find it even more incomprehensible that we Cubans have taken no action against this uncertainty. I keep thinking that the destiny of the Cuban people is in our hands, but the reality says something else.

HRB:  Where do you get support for your organization in terms of solidarity?

LD:  We receive support from many exiled Cubans and foreigners and non-governmental organizations located in other countries that are committed to human rights and consider our work to be important. I would like to take this opportunity to thank them in the name of Cubalex and all the people we have been able to help.

Download CUBALEX Shadow Report to the Convention on the Elimination of All Forms of Discrimination against Women

Entrevista con Laritza Diversent, Directora del Centro de Información Legal Cubalex

Laritza Diversent

English version available here.

Introducción

Laritza Diversent es abogada cubana, periodista independiente y defensora de los derechos humanos. Se recibió de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana en 2007 y fundó el Centro de Información Legal Cubalex junto con unos otros abogados. Cubalex se dedica a educar a los cubanos sobre sus derechos legales bajo la constitución, la jurisprudencia del país y los estándares internacionales. El Human Rights Brief tuvo la oportunidad de conversar con ella sobre su trabajo y la situación de derechos humanos en la isla.

Human Rights Brief: ¿Qué hace el Centro de Información Legal Cubalex?

Laritza Diversent:  El Centro de Información Legal Cubalex es una oficina localizada en Cuba, que se especializa en asuntos legales que de forma independiente (no gubernamental e integrado en la sociedad civil) y gratuita, se dedica a asesorar en materia de derechos humanos en el ámbito nacional e internacional a la personas cubanas y extranjeras, que lo soliciten personalmente, por vía telefónica, correspondencia escrita o correo electrónico, y a dictaminar sobre temas jurídicos nacionales e internacionales, tales como procesos de legalización de vivienda, trámites migratorios, sucesorios, procesos de revisión penal, procedimientos constitucionales, ejercicio de los derechos civiles y políticos, etc., y todos aquellos que sean de interés para los ciudadanos cubanos. El Centro investiga denuncias individuales relativas a violaciones de los derechos humanos que infringen la legislación nacional y normas internacionales en la materia y obtiene pruebas sobre los casos objetos de investigación, para lo cual exigimos a los interesados que aporten la documentación oficial, en el caso en que proceda, para respaldar sus alegaciones. La información legal la damos a conocer a través de dictámenes con recomendaciones, emitidos siempre de forma escrita, en formato digital y/o en papel.

HRB: ¿Por qué es importante el trabajo que hace?

LD: La mayoría de los ciudadanos cubanos desconocen el sistema jurídico imperante en la isla y los procesos que deben realizar para ejercer una determinada acción legal, sea en materia civil, penal, administrativa, de familia, etc., principalmente aquellos que se relacionan con sus derechos civiles y políticos. Frecuentemente son víctimas de la aplicación arbitraria y selectiva de la ley. Al respecto el Centro de Información Legal Cubalex pretende aumentar la representación pro bono y el análisis jurídico disponible en Cuba, así como la capacidad de autodefensa de los disidentes, activistas de derechos humanos y ciudadanos comunes residentes dentro o fuera del territorio nacional, que soliciten sus servicios. Cubalex ofrece a sus clientes información detallada sobre el ordenamiento legal cubano, las normas jurídicas que se aplican a su caso y los procedimientos en cuestión a seguir ante las instituciones gubernamentales, regionales o internacionales.

HRB: ¿Qué papel juegan los derechos humanos en su trabajo?

LD: El Centro de Información Legal también aspira ser una organización de referencia especializada en la denuncia de violaciones de derechos humanos en la isla, de manera profesional, legal y efectiva, como revertir la reputación del gobierno cubano en materia de derechos humanos tanto en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos como en la Organización de Naciones Unidas. En consecuencia la oficina tiene como acciones fundamentales las siguientes: aumentar la representación pro bono y el análisis jurídico disponible en Cuba y aumentar el nivel de conocimiento y entendimiento entre los activistas pro-democráticos sobre las leyes cubanas e internacionales, especialmente en materia de derechos humanos.

HRB: ¿Cuántos clientes tiene el Centro de Información Legal Cubalex? ¿Y, qué tipo de solicitudes atiende?

LD: El Centro de Información Legal Cubalex, atendió en el 2012, un total de 574 solicitudes de sus servicios, formando 302 nuevos expedientes. De las solicitudes atendidas 289 fueron realizadas por disidentes, 38 fueron hechas por personas recluidas, 121 fueron efectuadas por personas que aparentemente no tienen motivaciones políticas. El Centro de Información Legal con toda la información jurídica requerida para el caso específico y la documentación necesaria analiza cada particularidad y emite un dictamen en el que expone todos los fundamentos de hecho y de derecho que se aplican a la situación expuesta. En un documento aparte emite sus recomendaciones, en la que detalla los procesos legales que puede seguir el consultante para intentar remediar su problema, así como los trámites que debe cumplimentar, haciéndole saber de la existencia de procedimientos alternos, que pudiera seguir, si existieren, y los que pudiera realizar en el ámbito regional e internacional, incluso sin tener que agotar totalmente la vía legal interna. Si el consultante requiere presentar un escrito ante las autoridades, la oficina asume su redacción e impresión, fundamentalmente porque los abogados que trabajan en el sistema no asumen esta tarea y en el país no se prestan servicios de impresión de documentos digitales en los establecimientos estatales que prestan servicios a la población. De cada escrito Cubalex imprime copias para el archivo, para presentar a cuantas autoridades sea necesario y para acuse de recibo. Si el consultante requiere enviar un reporte o comunicación a un organismo internacional regional o internacional de derechos humanos, Cubalex elabora ya sea de oficio o a instancia del interesado, la comunicación con todos los requisitos legales exigidos, enviándola posteriormente, vía electrónica.

HRB: ¿El Centro de Información Legal Cubalex recurre a alguna organización internacional de derechos humanos?

LD: En el 2012 la oficina envió al Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias comunicación sobre 69 detenciones. Enviamos comunicación a 4 de los relatores especiales, 2 al Relator Contra la Tortura, Tratos Crueles Inhumanos y Degradantes, 1 a la Relatora sobre Defensores de Derechos Humanos, 1 al Relator sobre Vivienda Mínima Adecuada. Enviamos 12 solicitudes de medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y 2 de ellas fueron otorgadas, a los disidentes Sonia Garro Alfonso y José Díaz Silva, 2 fueron denegadas y el organismo regional ha solicitado información actualizada sobre 4 de los casos enviados. La oficina envió informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en Cuba al Grupo de Trabajo sobre el Examen Periódico Universal de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas, aunque no ha recibido notificación del organismo internacional.  Cubalex se mantiene al pendiente de la evolución de cada uno de sus casos, para prestar asistencia legal en el momento requerido y ayudarlos al agotamiento de la vía legal interna. Gracias a este seguimiento la mayoría de lo consultantes, sigue al pie de la letra nuestras recomendaciones y nos comunican acerca de cualquier decisión que vayan a tomar o duda que tengan en cualquier tema y con gran satisfacción agradecen el servicio prestado y el saber que pueden contar con nuestra asesoría cuando lo requieran. Nos empeñamos en encontrar una vía legal adecuada que obligue de forma efectiva y positiva, a las autoridades gubernamentales a dar respuesta y solución a las denuncias de violación de los derechos fundamentales dentro de la isla.

HRB: ¿Por qué a Ud. le parece necesario tener asistencia legal del tipo que el Centro de Información Legal Cubalex ofrece?

LD: Los ciudadanos cubanos a diario son víctimas del abuso de poder y los órganos del estado actúan con total desconocimiento de las normas internacionales en materia de derechos humanos, principalmente porque la legislación nacional no está compatibilizada con  la normativa internacional en la materia. Dentro del sistema legal no existen  recursos judiciales contra actos violatorios de derechos humanos. La Constitución no reconoce a ninguna institución nacional competente en el ámbito de la promoción y protección de los derechos humanos. Existe en el país un sistema interinstitucional, que prevé la recepción de quejas o peticiones individuales, respaldado constitucionalmente  e integrado por instituciones tales como la Fiscalía General de la República  y el Tribunal Supremo Popular, la Organización Nacional de Bufetes Colectivos, los Órganos del Poder Popular  y los Organismos de la Administración Central del Estado. El sistema prevé la obligatoriedad de respuestas; pero no su tramitación en la vía judicial, ni la solución si se comprueba fundada la denuncia. El término de 60 días naturales  para responder, es demasiado extenso y no prevé excepción para casos urgentes. No hay separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial; no existen colegios de abogados independientes al Estado y el Tribunal Supremo Popular no tiene facultades para declarar inconstitucionales las normas que vulneren derechos humanos. Como grupo de abogados independiente, Cubalex investiga y trata de buscar solución efectiva a las violaciones de derechos humanos que aleguen los ciudadanos, mediante la asesoría y asistencia legal directa y así fomentar, a corto y mediano plazo,  conocimiento fundamental sobre el sistema legal cubano y los medios de defensa de los derechos humanos que existe tanto a nivel nacional como internacional, entre los ciudadanos cubanos, asesoría que además tiene el objetivo de mejora de la capacidad de defensa con argumentos legales al tratar con los representantes de las autoridades cubanas y activar procedimientos internacionales de denuncia por  las violaciones de los derechos humanos en la isla.

HRB: ¿Cuáles son las denuncias de violaciones de derechos humanos más comunes que llega al Centro? ¿Y, cómo las describen sus clientes como parte de sus vidas diarias?

LD: Las violaciones más frecuentes se refieren a las garantías en procesos judiciales, civiles y administrativos, motivados principalmente por la falta de independencia de los tribunales cubanos. Por ejemplo las investigaciones policiales son insuficientes para destruir la presunción de inocencia, y en no pocos casos son manipuladas en la fase de instrucción, en perjuicio de los acusados. En no pocas ocasiones la única evidencia incriminatoria es una huella de olor  de la persona, una prueba cuestionable por su forma de recolección. Las pruebas científico-técnicas, como el ADN, son opcionales para los órganos de instrucción y en la práctica no se realizan por sus costos. El derecho de defensa se ve vulnerado primero porque los defensores son miembros de la única organización de abogados que existe en el país, no son independientes y tienen poco acceso a la fase de instrucción. Los acusados son interrogados sin contar con la presencia de su abogado, que pueden contratarlo a los 7 días de su detención cuando el fiscal dicte el auto de prisión provisional. En esos interrogatorios se aplican técnicas de tortura psicológica. Los antecedentes penales constituyen para las autoridades una prueba irrefutable de culpabilidad, en los que están presentes estereotipos racistas que afectan principalmente a la población afrodescendiente, que es totalmente ignorada dentro del país. Las personas de bajos recursos tienen más posibilidad de terminar en prisión, por la prevaricación, corrupción y amiguismo entre agentes policiales, fiscales, jueces y abogados defensores. En no pocas sentencias se comprueban  abuso del principio de la libre valoración de la prueba, que le da a los jueces la potestad de decidir qué evidencias escoger y cuáles rechazar en perjuicio de los acusados, violando las garantías del debido proceso, situación que agrava el clima de inseguridad jurídica dentro del sistema, tanto en materia civil como penal y la administrativa. Muchos de nuestros clientes son personas recluidas y muestran su inconformidad con la administración de justicia colocándose en huelga de hambre, una forma de protesta contra procesos judiciales arbitrario y contra el abuso de poder de los miembros del Ministerio del Interior, común en los centros penitenciarios que le ha costado en el mejor de los casos enfermedades irreversibles, en el peor la muerte. Los reclusos son trasladados a centros penitenciarios fuera de su provincia de residencia, violentando disposiciones legales, medida que afecta igualmente a sus  familias, al obligarlas a realizar gastos en viaje, cuando no disponen de ingresos económicos con que afrontarlos.  Estas violaciones también afecta de manera directa a los disidentes que mediante procesos judiciales son reprimidos para impedirles ejercer sus derechos. La impunidad de los órganos del Ministerio del Interior y  la falta de independencia tanto de jueces como de fiscales dispara el record de detenciones arbitraria en las que se violentan, principalmente a los opositores, los derechos humanos y se aplican técnicas de tortura física y psicológica.

HRB: ¿Ha visto Ud. algo de implementación de los cambios?

LD: Los cambios benefician a pequeños sectores dentro de la población, pero son insuficientes y dejando intacta la precaria situación económica que se vive en el país, agravada desde hace 20 años después de la caída del campo socialista. Estos cambios son de tipo económico y omiten los que necesita la nación para vivir en democracia. No alcanzan los derechos civiles y políticos.

HRB: ¿Ha tenido miedo por hacer el trabajo que hace?  ¿Qué le inspira a seguir?

LD: Estando dentro de Cuba siempre se teme, la situación de inseguridad puede resumirse en la falta de independencia del poder judicial. En cualquier momento puede ser víctima de aplicación selectiva de la ley, mucho más si disiente de las políticas gubernamentales en cuyo caso estaría expuesto a malos tratos y torturas, muy difícil de documentar en el país, por la falta de organismos independientes dentro de la isla que se encargue de la protección de los derechos humanos. Es precisamente ese miedo el que me inspira, por ejemplo, cuando pequeña siempre temí a las ranas, pero cuando nació mi hijo, controlé el temor para no trasmitírselo. Aún le temo, pero puedo controlar mis miedos por un fin que considero mayor. Estoy plenamente consciente y asumí los riesgos que corro por hacer lo que hago dentro de mi país, pero mi compromiso con la defensa de los derechos humanos es mayor, no solo por el futuro de mi familia; sino por las tantas historias que escucho de personas que no han podido controlar su miedo al sistema y sufren no solo el mal trato de las autoridades, también la frustración y la impotencia de no poder enfrentarlo. Eso también me inspira.

HRB: ¿Qué opina de la jubilación de los Castro?

LD: Que debe llegar ya. No me puedo creerme yo misma cuando digo que el destino de mi país depende de la estancia en el poder de dos personas, Raúl y Fidel Castro, pero me resulta más incomprensible que los cubanos no hagamos nada contra esa incertidumbre. Sigo pensando que  el destino del pueblo de Cuba está en sus manos, pero la realidad actual dice otra cosa.

HRB: ¿De dónde viene el apoyo para su organización?  No digo en términos financieros, pero en cuanto a solidaridad.

LD: Recibimos apoyo de muchos cubanos exiliados y residentes en el extranjero y organizaciones no gubernamentales también radicadas en otros países que tienen compromiso con los derechos humanos y consideran nuestro trabajo de importancia.  Aprovecho este espacio para agradecerles en nombre de Cubalex y de todas las personas que hemos podido ayudar.

Acceder al Informe Sombra aqui

 

Situación del Derecho a la Libertad de Expresión en Cuba

Comisionado Rodrigo Escobar Gil and Relator Especial de la Libertad de Expresión Catalina Botero escuchando a los peticionarios desde Cuba (foto de cortesía de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos)

English version available here.

Comisionados: Felipe González, Rosa María Ortiz, Rodrigo Escobar Gil, Catalina Botero (Relator Especial de la Libertad de Expresión)

Peticionarios: Pablo Díaz Espí (Diario de Cuba), Roberto de Jesús Guerra, Hugo Landa (CubaNet)

País: Cuba

“Un periodista independiente es un enemigo público en Cuba”, dijo Higo Landa, director de CubaNet  y peticionario el 11 de marzo del 2013, en la audiencia de la situación del derecho a la libertad de expresión en Cuba en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Desde 1994, Landa ha trabajado a través de CubaNet para proveer a los periodistas cubanos y a los activista de la sociedad con una forma de hacer oír sus voces sobre las estrictas limitaciones de la libertad de expresión en la nación isleña. Landa y sus peticionarios —Pablo Díaz Espí Directos de —Pablo Díaz Espí y Roberto de Jesús Guerra, periodista independiente y fundador de agencia de noticias Hablemos Press Cuba — describió las diferentes restricciones afrontadas por los ciudadanos cubanos en intentar proveer información, así como el acceso a la misma.

El Peticionario Díaz Espí y Landa explicaron que el gobierno cubano ha limitado y cerrado los espacios para la liberta de expresión, y que esencialmente controla todos los medios de comunicación. La situación dejó a los periodistas y a los activistas sin salida para su trabajo, y al público en general sin medios por los cuales recibir información desprejuiciada e imparcial. Ellos apuntaron a las limitaciones legalmente relevantes, incluyendo el Artículo 53 de  La Constitución Cubana, la cual limita la libertad de discurso y de prensa solo con lo que está alineado a los objetivos de la sociedad socialista y a los Estados  en que la prensa, la radio. La televisión, el cine y cualquier otro medio de comunicación masiva son solo propiedad del Estado y nunca propiedad privada. Ambos Díaz Espí and Landa también mencionaron Ley 88 de Protección de la Independencia Nacional y la Economía de Cuba, comúnmente referida como la ley de mordaza, la cual impone 20 años de prisión a quienes cuestionan la supremacía del partido comunista y coordinan cualquier información en contra de ellos.

Díaz Espí y Landa enfatizaron que los recientes cambios en la libertad de expresión—notablemente incrementada en blogs, en páginas activistas y grupos en línea—como resultado de los cambios de tecnología, no cambia las políticas del gobierno. Al mismo tiempo, solo pocas personas tienen acceso a internet. Por ejemplo, cuesta alrededor de $10 USD la hora del acceso sin censura internet en un hotel para turistas—o aproximadamente un tercia de un salario mensual de un profesional cubano. Algunos de los que han podido acceder a internet sin censura y quienes han participado con blogs, páginas activistas, y grupos en línea como resultado han sido arrestados y detenidos.

Roberto de Jesús Guerra, quien testificó vía video, es uno de los periodistas independientes quienes han impresionado varias veces por su trabajo. El también le explicó a la Comisión que ha sido torturado mientras ha estado detenido y que ahora sufre de seis condiciones crónicas médicas como resultado por el tratamiento en manos del Estado Cubano.

En respuesta, los comisionados y la Relatora Especial de la Libertad de Expresión expresaron su apreciación de los testimonios de los peticionarios, así como también su preocupación por la libertad de expresión en Cuba. La comisionada Rosa María Ortiz solicitó más información de cómo la limitación al acceso a internet ha impactado a los jóvenes, asó como los cambios recientes en las políticas de permisos para viajar ha afectado a los periodistas. El comisionado Rodrigo Escobar Gil, preguntó si los ciudadanos cubanos tiene acceso a mecanismos como habeas corpus cuando una persona ha sido detenida, y si hay tiempos de límites por detención preventiva bajo la ley cubana. La Relatora Espacial Catalina Botero animó a los peticionarios para hacer referencia  a su Reporte Anual y enviar información de ambos con respecto a la libertad de expresión y el libre acceso a la información considerada.

En el cierre, los peticionarios solicitaron que el Estado 1) Modifique las leyes que limitan la liberad de expresión de los ciudadanos, adaptándolos a las normas internacionales, tales como los tratados de las Naciones Unidas y el Sistema de Estándares Interamericanos; 2) parar la criminalización de acciones de los ciudadanos que buscan expresarse, informarse y organizarse entre ellos de una manera pacífica, y parar la represión política y militar dirigida a ellos; 3) garantizar las condiciones del libre ejercicio del periodismo como profesión y permitir agencias de prensa y  asistir a los periodistas cubanos con el NGO; y 4) facilitar el acceso irrestringido al internet por todos los ciudadanos.

El gobierno cubano, a pesar de ser invitado, no participó en la audiencia.

Juicio de Genocidio de Ríos Montt Prueba la Fortaleza de las Protecciones Legales Nacionales e Internacionales

The courtroom defense table with (from left to right) José Mauricio Rodríguez Sánchez, his attorney, José Efraín Ríos Montt, and his attorney. Photo by Christina M. Fetterhoff/Human Rights Brief.

Orlando López, el fiscal principal en el juicio contra José Efraín Ríos Montt y José Mauricio Rodríguez Sánchez, preguntó a los peritos de la defensa el miércoles 10 de abril del 2013 si creían que Guatemala ha cumplido con sus obligaciones de derechos humanos en virtud del derecho internacional y de los Acuerdos de Paz del 1996, que llevaron a su fin la guerra civil del país que duró 36 años. Aunque la jueza Jazmín Barrios ha insistido reiteradamente en que los testigos den respuestas concisas y concretas a las preguntas de los abogados, este tema requiere de más consideración que un simple “sí,” como sucedió en la corte. Una respuesta completa tiene que abarcar los asuntos inmediatos y estructurales en Guatemala. En primer lugar, cualquier respuesta debe basarse en la situación particular en cuestión fundamentada en el informe producido y en su capacidad para obtener la verdad y la responsabilidad por las atrocidades cometidas. Segundo, una respuesta apropiada debe abordar de manera más amplia la capacidad del estado para fomentar la protección de los derechos humanos en el futuro. Aunque este estudio es de los primeros en usar procedimientos internos para cumplir con las obligaciones de derechos humanos, por ser el primero en usar un tribunal nacional para juzgar a un ex jefe de Estado por genocidio, un único juicio sólo puede intentar acabar con la impunidad y dar suficiente reconocimiento de los daños causados ​​a las innumerables víctimas. Por consiguente, los estándares utilizados para determinar si Guatemala está de acuerdo con estas obligaciones tienen que ser claros.

 

Las fuentes más directas de la ley vigente sobre este tema son los Acuerdos de Paz Firme y Duradera (AFLP), que son acuerdos firmados por el gobierno de Guatemala y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG), el grupo guerrillero más grande, en diciembre del 1996 que puso fin a 36 años de conflicto interno en el país. Los AFLP incorporaron siete acuerdos previos entre las partes, incluyendo el  Acuerdo Global sobre Derechos Humanos (CAHR) de marzo del 1994, el Acuerdo sobre el establecimiento de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico de las violaciones a los derechos humanos y los hechos de violencia que han causado sufrimientos a la población guatemalteca de junio del 1994, y el Acuerdo sobre Identidad y Derechos de Pueblos Indígenas de marzo del 1995, además de tres acuerdos de operaciones. Los AFLP, como acuerdos vinculantes, simbolizaron y requirieron el fin de las hostilidades entre el gobierno y los insurgentes. Este conjunto de acuerdos que formó los Acuerdos de Paz de Guatemala del 1996 instituyó casi 200 compromisos sustantivos en nombre del gobierno para avanzar las reformas sociales, económicas y políticas.

 

Bajo el CAHR del 1994, el gobierno guatemalteco se comprometió al pleno respeto y promoción de los derechos humanos. Esto incluyó el compromiso de actuar con firmeza contra la impunidad (Artículo 3), para proteger las libertades de asociación y de circulación (Artículo 5), para proteger a los defensores de los derechos humanos (Artículo 7), y para compensar a las víctimas de violaciones de derechos humanos (Artículo 8). Del mismo modo, los AFLP afirmaron el derecho del pueblo guatemalteco a conocer la verdad acerca de violaciones de derechos humanos (Artículo 4) y resaltaron la importancia de reconocer la identidad y los derechos de las comunidades indígenas (Artículo 5). El juicio actual, con el testimonio directo de las víctimas y las pruebas presentadas por numerosos expertos, es por lo menos un paso hacia el cumplimiento de estas disposiciones. Sin embargo, no todas las violaciones de derechos humanos resultantes de más de treinta años de conflicto armado interno pueden ser expuestas durante un solo juicio. Muchas preguntas sobre la suficiencia de un juicio en comparación con las innumerables víctimas, los años de violencia, la discriminación persistente, y los efectos negativos sentidos por los sobrevivientes, han quedado sin respuesta.

 

En cuanto a las obligaciones internacionales, Guatemala se adhirió al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) de las Naciones Unidas en 1992, el mismo año en que se modificó el código de procedimiento penal para incluir el respeto por los derechos humanos. El Artículo 16 del código de procedimiento penal requiere que los tribunales nacionales y otras autoridades judiciales cumplan con las obligaciones de derechos humanos consagradas en la constitución de Guatemala y los tratados internacionales. Asimismo, Guatemala se adhirió al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional en abril del 2012, el mismo año en que se modificó el código penal para incluir los delitos de trascendencia internacional, por ejemplo el genocidio y los crímenes contra la humanidad, bajo el Capítulo IV. El Artículo 17 del Estatuto de Roma establece el principio de complementariedad, por el cual se les da prioridad jurisdiccional a los tribunales propios de un Estado Parte sobre el tribunal internacional si están dispuestos y son capaces de llevar a cabo la investigación y el enjuiciamiento. Sin embargo, los acontecimientos de 1982-1983 se ubican fuera de la jurisdicción de la CPI porque la corte sólo está facultada para investigar y procesar los casos que ocurrieron después de que el Estatuto de Roma entró en vigencia en Guatemala en 2012. Es así aún más notable que Guatemala se haya puesto en condiciones para investigar y enjuiciar la situación que se está examinando actualmente a través de las enmiendas pertinentes a su código penal, conforme a las obligaciones internacionales, ya que no existe otra vía para perseguir a los acusados.

 

Sin embargo, como es el caso con muchos asuntos de derechos humanas, las protecciones de jure y de facto muchas veces son dos realidades distintas. En teoría, Guatemala parece ser un país en el que los abusos cometidos contra los derechos humanos son llevados a la justicia, disuadiendo futuros abusos. Sin embargo, el verdadero cumplimiento de las obligaciones de derechos humanos mencionadas aquí sólo occurrirá en un contexto de paz democrática en que la impunidad no sea posible. Además, como han señalado organizaciones no gubernamentales y medios de comunicación, Guatemala sigue experimentando inseguridad, y sufriendo de un sistema judicial históricamente debil. El resultado de este proceso, junto con el sentimiento público que éste genera, contribuirá en gran medida a determinar el futuro de Guatemala como un país donde los derechos humanos sean respetados. Por lo tanto, el legado de este juicio será tan importante como el veredicto actual. Si a partir de la notable hazaña judicial de este proceso, el poder judicial guatemalteco es capaz de proteger al pueblo contra violaciones futuras y juzgar a los responsables, la simple respuesta “sí” del perito de la defensa podría resultar cierta. Por otro lado, si el juicio histórico de Ríos Montt no puede establecer un precedente para el cumplimiento de las obligaciones de derechos humanos, los defensores de los derechos humanos en Guatemala y en todo el mundo habrán perdido una oportunidad para adjudicar la responsibilidad y alcanzar la justicia.

Ríos Montt Genocide Trial Tests Durability of Domestic & International Legal Protections

Photo by Christina M. Fetterhoff

Orlando Lopez, lead prosecuting attorney in the trial of José Efraín Ríos Montt and José Mauricio Rodríguez Sánchez, asked expert witnesses for the defense on Wednesday, April 10, 2013, whether they believed Guatemala has fulfilled its human rights obligations under the 1996 Peace Accords, which brought the country’s 36-year civil war to an end, and international law. Although presiding Judge Jazmín Barrios has repeatedly insisted that witnesses give succinct, concrete answers to attorneys’ questions, this topic necessitates more consideration than the simple “yes” response that it elicited in court. A full answer requires a response that encompasses both immediate and structural issues in Guatemala. First, any answer must be based on the particular situation involved on the basis of the record it produces and its ability to elicit the truth about—and accountability for—the atrocities committed. Second, an appropriate answer must address more broadly the state’s ability to foster human rights protection in the future. Although this trial is pioneering in its use of domestic proceedings to fulfill human rights obligations because of its first-ever use of a national court to try a former head of state for genocide, one trial can only go so far toward ending impunity and providing sufficient recognition of the harms done to countless victims. Thus, the standards used to determine whether Guatemala is in accordance with these obligations must be clear.

The most direct source of governing law on the issue is the Agreement on a Firm and Lasting Peace (AFLP), which is an accord signed by the government of Guatemala and the Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (Guatemala National Revolutionary Unity-URNG), the largest rebel group, in December 1996 that ended 36 years of internal conflict in the country. The AFLP incorporated seven previous agreements between the parties, including the March 1994 Comprehensive Agreement on Human Rights (CAHR), the June 1994 Agreement on the Establishment of the Commission to Clarify Past Human Rights Violations and Acts of Violence that have Caused the Guatemala Population to Suffer, and the March 1995 Agreement on Identity and the Rights of Indigenous Peoples, as well as three operations agreements. The AFLP, as a binding accord, symbolized and required the strict end of hostilities between the government and the insurgents. This combined body of law that formed the 1996 Guatemalan Peace Accords instituted nearly 200 substantive commitments on behalf of the government to advance social, economic, and political reforms.

Under the 1994 CAHR, the Guatemalan government committed itself to the full respect and promotion of human rights. This included a commitment to take firm action against impunity (Article 3); to protect the freedoms of association and movement (Article 5); to protect human rights defenders (Article 7); and to compensate victims of human rights violations (Article 8). Likewise, the AFLP affirmed the Guatemalan people’s right to truth about human rights violations (Article 4) and acknowledged the importance of recognizing the identity and rights of indigenous communities (Article 5). The current trial, with direct victim testimony and evidence being presented by numerous experts, is at least a step toward the fulfillment of these provisions. However, not all of the human rights violations resulting from more than thirty years of internal armed conflict can be exposed during one trial. Questions still persist regarding the sufficiency of one trial weighed against countless victims, years of violence, and lingering discrimination and negative effects felt by the survivors.

In terms of international obligations, Guatemala acceded to the UN International Covenant on Civil and Political Rights (ICCPR) in 1992, the same year it amended its criminal procedure code to include respect for human rights. Article 16 of the criminal procedure code requires domestic tribunals and other judicial authorities to comply with human rights obligations provided by the Guatemalan constitution and international treaties. Likewise, Guatemala acceded to the Rome Statute of the International Criminal Court in April 2012, the same year it amended its criminal code to include crimes of international significance, such as genocide and crimes against humanity, under Chapter IV. Article 17 of the Rome Statute stipulates the principle of complementarity, by which a State Party’s own courts are given jurisdictional precedence over the international court if they are willing and able to carry out the investigation and prosecution. However, the events of 1982-83 would fall outside the ICC’s jurisdiction because it is only empowered to investigate and prosecute cases that occurred after the Rome Statute entered into force in Guatemala in 2012. Thus, it is even more notable that Guatemala effectively put itself in a position to investigate and prosecute the situation now under consideration through the relevant amendments to its criminal code, in line with international obligations, as there would currently be no other avenue to pursue criminal charges against the defendants.

However, as is the case with so many human rights issues, de jure and de facto protections are many times substantially different realities. On paper, Guatemala appears to be a country in which past human rights abuses are brought to justice and future ones are deterred. However, true fulfillment of the human rights obligations mentioned here will only come with a lasting democratic peace where impunity is not a possibility. Furthermore, as non-governmental organizations and news outlets have noted, Guatemala continues to experience insecurity and has historically been plagued by a weak justice system. The outcome of this trial, along with public sentiment about it, will do much to determine Guatemala’s future as a country where human rights are respected. Thus, the legacy of this trial will be just as important as the actual verdict. If, expanding on the remarkable judicial feat of this trial, the Guatemalan judiciary is able to protect against future violations and hold perpetrators accountable, the defense expert’s succinct “yes” might well prove true. On the other hand, if the historic Ríos Montt trial fails to set a precedent for the fulfillment of human rights obligations, human rights advocates in Guatemala and around the world will have lost an opportunity for accountability and justice.