English version available here

San José, Costa Rica – En el primer día de audiencias en el caso Brewer Carías v. Venezuela ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH, Corte), la presunta víctima, el disidente político y profesor constitucional venezolano Allan R. Brewer Carías contó su historia ante una sala llena. Después del testimonio fascinante de Brewer Carías se llamó a León Henrique Cottin Núñez, asesor legal de Brewer Carías en el caso venezolano y el abogado de defensa principal de del país, como testigo para el peticionario. Los representantes del Estado de Venezuela procedieron a interrogar Cottin, centrándose específicamente en si Brewer Carías había agotado los recursos internos, un requisito para obtener un pronunciamiento sobre el fondo de la Corte. En su respuesta, Cottin explicó los innumerables obstáculos de procedimiento y legales que se les enfrontaron a la defensa durante el proceso, entre ellos, dijo Cottin: la transcripción del expediente de varios miles de páginas a mano, la destitución injustificada de jueces tras cualquier decisión a favor de Brewer Carías, la reiniciación del proceso en numerosas ocasiones como resultado de estos traslados y la presentación de apelaciones que el sistema judicial de Venezuela al final ignoró. Es más, hasta la intervención reciente de la Corte la semana pasada, Cottin no tenía acceso al expediente de Brewer Carías. Cottin subrayó que estos cuestiones reflejan un patrón más grande del sistema judicial venezolano – la falta de independencia de los jueces y fiscales. En el World Report de Freedom House de 2013, la organización destacó el control del partido en poder sobre el poder judicial, una preocupación ampliamente expresada por muchas ONGs y organizaciones de derechos humanos.

 En virtud del artículo 46 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos (Convención), el peticionario debe interponer y agotar todos los recursos internos antes de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH, la Comisión) pueda considerar los méritos del caso. Sin embargo, tres excepciones se aplican al agotamiento de los recursos: 1) la legislación interna no ofrece el debido proceso legal para la protección del derecho, 2) se ha negado el acceso al peticionario los recursos previstos en la legislación nacional o se le ha privado de agotarlos y 3) si hay retardo injustificado en la decisión sobre los mencionados recursos.

La Comisión llegó a la conclusión de que Brewer Carías había agotado los recursos internos. En su decisión, la Comisión citó las excepciones segunda y tercera, teniendo en cuenta que más de tres años había pasado sin una decisión sobre sus diversos recursos. Sin embargo, la Comisión no estaba de acuerdo con el argumento de Brewer Carías vinculando la falta de independencia del poder judicial con su imposibilidad de agotar los recursos internos, pero reiteró su preocupación de larga data sobre este problema en Venezuela. En su decisión final sobre el fondo del asunto, la Comisión consideró que el Estado no había cumplido con su obligación de garantizar la independencia e imparcialidad del poder judicial.

Queda por verse si la Corte aceptara el argumento de Brewer Carías que la falta de un poder judicial independiente e imparcial le impidió agotar los recursos internos. Para Brewer Carías, no mostrar el agotamiento de los recursos podría ser fatal para su caso ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos. La jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos proporciona una orientación persuasiva para la Corte IDH. En casos similares, el Tribunal Europeo ha eximido la obligación de agotar los recursos internos cuando la imparcialidad y la independencia del poder judicial es cuestionable. La declaración del perito León Henrique Cottin demostró claramente que la defensa hizo todo lo posible para cumplir con el ordenamiento jurídico venezolano, pero se le impidió la naturaleza parcial y temporal de los fiscales y jueces. En el segundo día del juicio, los representantes de Brewer Carías y los del Estado venezolano harán preguntas a testigos adicionales y presentarán sus alegatos finales.

* Las autoras son miembros del UNROW Human Rights Impact Litigation Clinic observando el caso Allan R. Brewer Carías v. La Republica Bolivariana de Venezuela en la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Los miembros del UNROW Human Rights Impact Litigation Clinic y el Human Rights Brief contribuyeron investigación and redación adicional en Washington, D.C.